Podcasts de historia

CVE-20 EE. UU. Barnes - Historia

CVE-20 EE. UU. Barnes - Historia

Barnes II

(ACV-20: dp. 7800; 1. 495'8 "; b. 111'6"; dr. 2fi '; s. 17.6
k .; cpl. 890; una. 2 5 "; cl. Bogue)

Establecido en virtud de un contrato de la Comisión Marítima, el segundo Barnes (ACV 20) fue transferido a la Armada el 1 de mayo de 1942; lanzado el 22 de mayo de 1942 por Seattle Tacoma Shipbuilding Corp., Tacoma, Washington; patrocinado por la Sra. G. L. Hutchinson, viuda del Teniente Hutchinson, y comisionado el 20 de febrero de 1943, el Capitán C. D. Glover al mando. Originalmente clasificado como AVG-20, ~ fue reclasificado como ACV 20, el 20 de agosto de 1942; CVE-20, 15 de julio de 1943; y CVE 20, 12 de junio de 1955.

La principal tarea de Barnes durante la Segunda Guerra Mundial fue el transporte de aviones y personal de los Estados Unidos a las áreas avanzadas del Pacífico. Además, se desempeñó como portaaviones de combate, entrenamiento y piloto.

Mientras realizaba estas funciones, lanzó sus aviones en varias incursiones contra Tarawa en la operación de las Islas Gilbert (20 de noviembre-5 de diciembre de 1943); y proporcionó un invaluable reabastecimiento de aviones a los diversos grupos de trabajo de la 3ª Flota durante la operación de las Islas Carolinas occidentales (6 de septiembre al 14 de octubre de 1944) y los ataques de Luson (1 de octubre de 1944).

Después de la rendición de Japón, Barnes permaneció en el Lejano Oriente en servicio de ocupación hasta el 3 de noviembre de 1945. Al regresar a los Estados Unidos en marzo de 1946, Barnes permaneció en la costa oeste durante un período de tiempo y luego se dirigió a Boston, donde fue puesta fuera de servicio en reserva el 29 de agosto de 1946.

Barnes recibió tres estrellas de batalla por su servicio durante la Segunda Guerra Mundial


  • Intrépido Jugó un papel decisivo en las operaciones exitosas contra los japoneses. Sus operaciones la llevaron a través del Pacífico extremo a Truk, Kwajalein, la isla Ennuebing, las Islas Marshall, Filipinas, Okinawa, Formosa y más.
  • El 17 de febrero de 1944, sufrió el impacto de un torpedo aéreo que la inundó parcialmente y requirió grandes esfuerzos de control de daños por parte de su tripulación. Con la ayuda de una vela hecha a mano para mantenerla en curso, llegó a Pearl Harbor una semana después.
  • La batalla por el golfo de Leyte, octubre de 1944: esta batalla incluyó muchos barcos de la Armada estadounidense y japonesa y docenas de aviones. Japón perdió cinco barcos que ganó Estados Unidos.
  • Intrépido sufrió un golpe kamikaze el 30 de octubre que mató a diez e hirió a seis.
  • En abril del año siguiente, un avión japonés se estrelló contra el barco, matando a 8 e hiriendo a 21.
  • Después de la guerra, apoyó la ocupación de Japón.

guerra de Vietnam

En 1966, Intrépido estableció récords de tiempos de lanzamiento más rápidos frente a las costas de Vietnam.


Razones para no lanzar la bomba atómica

Los orígenes del Proyecto Manhattan se remontan a 1939, cuando el físico de origen húngaro Leo Szilard, que se había trasladado a los Estados Unidos en 1938 para realizar una investigación en la Universidad de Columbia, se convenció de la viabilidad de utilizar reacciones nucleares en cadena para crear bombas nuevas y potentes. . Los científicos alemanes acababan de realizar con éxito un experimento de fisión nuclear y, basándose en esos resultados, Szilard pudo demostrar que el uranio era capaz de producir una reacción nuclear en cadena. Szilard señaló que Alemania había detenido la exportación de uranio de las minas checoslovacas que se habían apoderado de ellas en 1938.

Temía que Alemania estuviera intentando construir una bomba atómica, mientras que Estados Unidos estaba inactivo. Aunque la Segunda Guerra Mundial aún no había comenzado, Alemania era claramente una amenaza, y si los alemanes tenían el monopolio de la bomba atómica, podría desplegarse contra cualquiera, incluido Estados Unidos, sin previo aviso. Szilard trabajó con Albert Einstein, cuya celebridad le dio acceso al presidente, para producir una carta informando a Roosevelt de la situación. Su advertencia finalmente resultó en el Proyecto Manhattan. Los oponentes a la bomba argumentan que la bomba atómica fue construida como un arma defensiva, no ofensiva. Tenía la intención de ser un disuasivo, para hacer que Alemania o cualquier otro enemigo lo pensaran dos veces antes de usar tal arma contra los Estados Unidos. Para reforzar su argumento, estos críticos señalan que desde la Segunda Guerra Mundial, el arma se ha utilizado solo como elemento disuasorio.

De 1949 a 1991, la Guerra Fría se libró bajo la sombra de la Destrucción Mutuamente Asegurada (MAD), y aunque Estados Unidos libró grandes guerras en Corea (mientras Truman todavía estaba en el cargo), Vietnam, Irak y Afganistán, las armas nucleares fueron nunca más desplegado. En otras palabras, no usarlos en esas guerras ha sido una admisión de que nunca deberían haber sido usados ​​ofensivamente en primer lugar.

Razones para no lanzar la bomba atómica & # 8212 Argumento 2: El uso de la bomba era ilegal

El 39 de septiembre de 1938, la Sociedad de Naciones, & # 8220 bajo los principios reconocidos del derecho internacional & # 8221, emitió una resolución unánime que prohíbe el bombardeo intencional de poblaciones civiles, con especial énfasis en el bombardeo de objetivos militares desde el aire. La Liga advirtió, & # 8220Cualquier ataque a objetivos militares legítimos debe llevarse a cabo de tal manera que las poblaciones civiles en el vecindario no sean bombardeadas por negligencia. & # 8221 Significativamente, la resolución también reafirmó que & # 8220 el uso de sustancias químicas o bacterianas Los métodos en la conducción de la guerra son contrarios al derecho internacional. & # 8221 En otras palabras, se había reconocido una categoría especial de armas ilegales, una categoría que hoy se llama Armas de Destrucción Masiva (ADM).

Sin embargo, los partidarios de la bomba señalan que, dado que Estados Unidos no era miembro de la Sociedad de Naciones, sus leyes no se aplicaban. Y de todos modos, la Liga se había disuelto en 1939, mucho antes de que se usara la bomba atómica. Además, la ley no prohibió específicamente las armas nucleares. A ese contraargumento, los opositores a la bomba responden que, dado que Estados Unidos se presenta al mundo como un modelo de derechos humanos, Estados Unidos debería aspirar al menos a cumplir con el código de conducta básico acordado por el resto del mundo civilizado. También señalan que las armas nucleares no fueron prohibidas específicamente porque no existían, pero como arma de destrucción masiva, seguramente lo hubieran sido.

Razones para no lanzar la bomba atómica y # 8212 Argumento 3: El uso de las bombas atómicas fue motivado racialmente

Quienes se oponen a la decisión del presidente Truman de utilizar la bomba atómica argumentan que el racismo jugó un papel importante en la decisión de que si la bomba hubiera estado lista a tiempo, nunca se habría utilizado contra Alemania. Todos los enemigos de Estados Unidos fueron estereotipados y caricaturizados en la propaganda interna, pero había una clara diferencia en la naturaleza de esa propaganda. Aunque hubo referencias crudas a los alemanes como "krauts" y a los italianos como "Tonies" o "spaghettis", la gran mayoría de las burlas se dirigieron a su liderazgo político. Hitler, los nazis y el italiano Mussolini eran caricaturizados de forma rutinaria, pero los alemanes e italianos no.

Por el contrario, el racismo antijaponés en la sociedad estadounidense apuntó a los japoneses como una raza de personas y demostró un nivel de odio comparable con la propaganda antijudía nazi. Los japoneses fueron caricaturizados universalmente por tener dientes enormes, colmillos enormes chorreando saliva y gafas gruesas y monstruosas a través de las cuales miraban lascivamente con ojos entrecerrados. Fueron deshumanizados aún más como serpientes, cucarachas y ratas, y se burlaron de toda su cultura, incluido el idioma, las costumbres y las creencias religiosas. Las imágenes antijaponesas estaban en todas partes: en dibujos animados de Bugs Bunny, música popular, postales, juguetes para niños, anuncios en revistas y en una amplia gama de artículos novedosos que iban desde ceniceros hasta botones de "Licencia de caza japonesa". Incluso Tarzán, en una de las últimas novelas escritas por su creador Edgar Rice Burroughs, pasó un tiempo en el Pacífico cazando y matando japoneses. Numerosas canciones abogaban por matar a todos los japoneses. El popular éxito de novedad, "Remember Pearl Harbor" de Carson Robison, por ejemplo, insta a los estadounidenses a "borrar al japonés del mapa". Continúa:

¿Recuerdas cómo solíamos llamarlos nuestros & # 8220hermanitos marrones? & # 8221
Qué risa resultó ser
Bueno, todos podemos agradecer a Dios que no somos parientes
A esa escoria amarilla del mar
Hablaron de paz y de amistad
Descubrimos lo que valía toda esa charla
Muy bien, lo han pedido y ahora lo van a conseguir.
Volaremos a cada uno de ellos directamente de la faz de la Tierra

A los estadounidenses no les agradaban Mussolini, Hitler y los nazis, pero muchos odiaban la raza japonesa. La revista oficial de la Infantería de Marina de los Estados Unidos, The Leatherneck, en mayo de 1945 llamó a los japoneses una "pestilencia" y pidió "una gigantesca tarea de exterminio". El historiador estadounidense Steven Ambrose, un niño durante la guerra, ha dicho que debido a la propaganda, creció pensando que el único japonés bueno era un japonés muerto. Ese odio comenzó con Pearl Harbor y aumentó cuando se supo la noticia de la Marcha de la Muerte de Bataan y con cada acto de desafío contra la campaña estadounidense de "isla en isla". Matar se volvió demasiado fácil y la deshumanización del enemigo era algo común. Algunos soldados estadounidenses en el Pacífico enviaron a sus novias los cráneos de soldados japoneses para que los exhibieran en sus escritorios en el trabajo. Los soldados estadounidenses no enviaron a casa cráneos nazis como trofeos o obsequios. En 1944, un congresista de los Estados Unidos le presentó al presidente Roosevelt un abrecartas supuestamente hecho con el hueso del brazo de un soldado japonés.

El racismo estadounidense llevó a no distinguir entre el gobierno japonés, dominado por militaristas de línea dura, y el civil japonés que se vio envuelto en la guerra de su gobierno. Los racistas veían a todos los japoneses como amenazas no por su educación política, sino por su genética. Como evidencia adicional, los opositores a las bombas apuntan a la política estadounidense hacia los japoneses-estadounidenses que vivían en California en ese momento. Fueron detenidos, se les negaron sus libertades básicas en virtud de la Constitución (aunque muchos de ellos eran ciudadanos estadounidenses) y se los envió a campamentos aislados en los desiertos, rodeados de alambre de púas, hasta el final de la guerra.

No se hizo nada a esta escala a los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, o incluso durante la Primera Guerra Mundial, cuando había millones de inmigrantes alemanes y austríacos y sus hijos viviendo en los Estados Unidos. En mayo de 1944, la revista Life informó sobre las dificultades de George Yamamoto, un japonés-estadounidense que había emigrado a los Estados Unidos en 1920 a la edad de 17 años para trabajar en la granja de su familia. En 1942, el Sr. Yamamoto trabajaba en un mercado de pescado, tenía una tienda de artículos deportivos y era un miembro sólido de su comunidad, junto con su esposa e hijos.

Fueron internados, pero el Sr. Yamamoto solicitó un programa de reubicación, fue autorizado por el gobierno de los Estados Unidos como leal y digno de confianza y fue enviado a Delaware para buscar trabajo. Lo echaron de la ciudad antes de que pudiera empezar y lo trasladaron a Nueva Jersey, donde trabajaría en una granja propiedad de Eddie Kowalick. Pero los ciudadanos de Nueva Jersey no fueron más complacientes. Temían una afluencia de trabajadores japoneses y no querían que sus hijos se sentaran junto a los niños en la escuela. Se circuló una petición para desalojar a Yamamoto, hubo múltiples amenazas de violencia contra él y uno de los graneros del Sr. Kowalick fue quemado hasta los cimientos. Después de que se hicieron amenazas contra la vida del bebé del Sr. Kowalick y # 8217, sintió que no tenía más remedio que pedirle al Sr. Yamamoto que siguiera adelante. Tres semanas después de que Life imprimiera esta historia, imprimieron cartas escritas en respuesta. La mayoría de los seleccionados por el personal editorial para su publicación apoyaron al Sr. Yamamoto y expresaron vergüenza por la ignorancia de algunos estadounidenses. Pero la revista también publicó esta carta, escrita por William M. Hinds de Birmingham, Alabama:

Señores, hay muchos de nosotros que creemos que el engaño, la traición y la bestialidad inherentes a los japoneses contra los que estamos luchando en el Pacífico son rasgos que no se eliminan automáticamente de los miembros de la raza simplemente por accidente de nacimiento en los Estados Unidos. Hay muchos de nosotros que creemos, con toda sinceridad y sencillez, que los inmigrantes japoneses en los Estados Unidos y sus hijos nacidos en Estados Unidos vivirán deliberadamente una vida estadounidense impecable mientras esperan la oportunidad de perpetrar un Pearl Harbor de sus propias dimensiones. Aplausos para los ciudadanos de espíritu público de Nueva Jersey que echaron al Sr. Yamamoto.

Si bien es fácil ver que existió un racismo extremo hacia los japoneses, es mucho más difícil evaluar el papel que pudo haber jugado el racismo en la decisión del presidente Truman. Sin embargo, hay algunos casos en el registro histórico en los que el presidente se refiere a los japoneses en términos cuestionables. En su entrada del diario del 25 de julio de 1945, mientras Truman escribe sobre la bomba, se refiere a los & # 8220Japs & # 8221 como & # 8220savages, despiadados, despiadados y fanáticos & # 8221. El 11 de agosto, después de que Hiroshima y Nagasaki hubieran devastado, un clérigo estadounidense llamado Samuel McCrea Cavert escribió al presidente instándolo a que le diera tiempo a los japoneses para que se rindieran antes de usar más bombas atómicas. Truman respondió: & # 8220Cuando tienes que lidiar con una bestia tienes que tratarlo como una bestia. & # 8221 Si estos comentarios son racistas sobre el pueblo japonés, o solo expresan la opinión del presidente sobre el ejército japonés es una cuestión de interpretación. .

Razones para no lanzar la bomba atómica y # 8212 Argumento 4: había alternativas

Los partidarios de la decisión del presidente Truman de usar armas atómicas contra Japón tienden a pintar la decisión como una elección difícil entre dos opciones crudas: eran los niños estadounidenses o la bomba. Los opositores a la bomba insisten en que había otras opciones disponibles para el presidente, que al menos deberían haberse probado antes de recurrir a la bomba.

Alternativa 1: una demostración de la bomba

Una alternativa podría haber sido organizar una demostración de la bomba. Aunque Estados Unidos y Japón no mantuvieron relaciones diplomáticas después de Pearl Harbor, se podría haber organizado una manifestación discretamente a través de algún canal secundario, tal vez a través de los rusos. Ya se sabía en Washington que los japoneses se habían acercado a los rusos antes para tratar de arreglar alguna forma de mediación con los Estados Unidos.Después de la guerra, Estados Unidos realizó numerosas pruebas de bombas atómicas en pequeños atolones volcánicos en el Pacífico. Tal sitio podría haberse preparado en 1945. Si los representantes del gobierno japonés, el ejército y la comunidad científica hubieran podido ver la bomba, podría haber sido suficiente para convencerlos de la estupidez de la resistencia continua. Si no, al menos Estados Unidos podría decir que lo había intentado, manteniendo así la autoridad moral.

Los partidarios de la bomba hacen varios contrapuntos. Aunque la prueba en el desierto de Nuevo México había tenido éxito, la tecnología aún era nueva. ¿Y si la bomba de demostración no funcionaba? Estados Unidos habría parecido débil y tonto. Una demostración fallida podría incluso servir para aumentar la determinación japonesa. Además, a Estados Unidos solo le quedaban dos bombas después de Los Alamos. Si la manifestación no lograba convencer a los japoneses de que se rindieran, solo quedaría una bomba. Otros probablemente se producirían más tarde, pero no había ninguna garantía de eso. Resultó que una bomba no era suficiente para forzar la rendición.

Un tercer contrapunto es que una demostración eliminaría el elemento sorpresa, y los japoneses podrían usar prisioneros de guerra estadounidenses como escudos humanos. Las cuatro ciudades de la lista de objetivos no habían sido bombardeadas con armas convencionales para que pudieran servir como sujetos de prueba precisos para los poderes destructivos de la bomba atómica. Los japoneses seguramente deducirían la estrategia estadounidense y podrían trasladar a los estadounidenses a esas ciudades objetivo. Finalmente, los partidarios de las bombas contra-argumentan que Robert Oppenheimer y otros científicos del Comité Interino opinaban que una manifestación no convencería a los japoneses de rendirse. "No podemos proponer ninguna demostración técnica que pueda poner fin a la guerra", escribieron. "No vemos una alternativa aceptable al uso militar directo".

Alternativa 2: Espera a los rusos
Los analistas militares que trabajaban para el Comité Conjunto de Inteligencia (JIC) en 1945 creían que debían suceder dos cosas para que los líderes japoneses se rindieran. Tenía que haber aceptación de la inevitabilidad de la derrota y una aclaración por parte de los estadounidenses de que la & # 8220 rendición incondicional & # 8221 no significaba la aniquilación nacional. El JIC creía ya el 11 de abril de 1945 que una declaración de guerra soviética a Japón satisfaría la primera necesidad:

Para el otoño de 1945, creemos que la gran mayoría de los japoneses se darán cuenta de la inevitabilidad de la derrota absoluta, independientemente de si la U.R.S.S.ha entrado realmente en la guerra contra Japón. Si en algún momento la U.R.S.S. entra en guerra, todos los japoneses se darán cuenta de que la derrota absoluta es inevitable.

Un Grupo de Estrategia y Política dentro del Departamento de Guerra llegó a la misma conclusión en junio, y su trabajo fue discutido entre el General Marshall y el Secretario Stimson. Los estadounidenses también sabían lo que pensaban los japoneses sobre este tema. Después de haber roto durante mucho tiempo el código diplomático japonés, Estados Unidos escuchó a escondidas las conversaciones entre el ministro de Relaciones Exteriores japonés en Tokio y el embajador japonés en la Unión Soviética en Moscú. En un cable enviado el 4 de junio, el Canciller escribió:

Es de suma urgencia que no solo evitemos que Rusia entre en guerra, sino que también la induzcamos a adoptar una actitud favorable hacia Japón. Por lo tanto, me gustaría que no se perdiera ninguna oportunidad favorable para hablar con los líderes soviéticos.

El embajador respondió que no había muchas razones para tener esperanzas y que había recibido informes de importantes movimientos de tropas y suministros soviéticos que se dirigían hacia el este. Él continuó:

Si Rusia, por casualidad, decidiera de repente aprovechar nuestra debilidad e intervenir contra nosotros con la fuerza de las armas, estaríamos en una situación completamente desesperada. Está claro como el día que el Ejército Imperial en Manchukuo sería completamente incapaz de oponerse al Ejército Rojo, que acaba de obtener una gran victoria y es superior a nosotros en todos los puntos.

Los japoneses tenían motivos para temer. En la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética dejaron de lado sus diferencias ideológicas para formar una alianza contra la Alemania nazi. Joseph Stalin creía que era una alianza incómoda que los estadounidenses y los británicos habían retrasado deliberadamente la apertura de un segundo frente en Europa (Día D — 6 de junio de 1944) para que los rusos soportaran la peor parte de la derrota de los nazis.Sin embargo, en una reunión secreta entre el presidente Roosevelt y Stalin en Yalta, el líder soviético había prometido que tres meses después del final de la campaña europea declararía la guerra a Japón y actuaría contra las fuerzas japonesas en China.

En julio, cuando el presidente Truman viajó a Alemania para reunirse con sus líderes aliados por primera vez, precisar a Stalin sobre la fecha exacta estaba en la parte superior de su agenda. Cuando Truman y Stalin se reunieron el 17, el líder soviético confirmó que declararían la guerra a Japón el 15 de agosto. Más tarde esa noche, Truman escribió en el diario: “La mayoría de los puntos importantes están resueltos. Estará en la guerra japonesa el 15 de agosto. Fini Japs cuando eso suceda ”(es decir, estarán terminados). Algunos partidarios de las bombas señalan que, según las entrevistas de la posguerra a los líderes japoneses, ninguno de los funcionarios de alto rango pensaba que un solo ataque soviético los hubiera convencido de rendirse. Sin embargo, esto es irrelevante si Truman creyera que lo haría, y si la información de inteligencia en ese momento sugirió que lo haría.

En resumen, para el 17 de julio, el ejército estadounidense, el presidente y al menos algunos japoneses pensaban que una intervención soviética en la guerra sería decisiva. Y se había fijado una fecha para esta intervención. Los opositores a las bombas cuestionan por qué Estados Unidos usó bombas atómicas el 6 y 9 de agosto, cuando sabían que los rusos vendrían una semana después, y cuando la Operación Antorcha no estaba programada en meses. ¿Por qué no esperar? Los oponentes creen que conocen la respuesta a esa pregunta, que se analiza a continuación como argumento n. ° 5.

Alternativa 3: Que los japoneses se queden con su emperador
La tercera y quizás más importante alternativa tanto a la bomba como a la invasión terrestre fue modificar la demanda de rendición incondicional y permitir que los japoneses se quedaran con su emperador. Por supuesto, tendría que ser degradado a un testaferro impotente (muy parecido a la Familia Real en Gran Bretaña), pero era posible que esta sola condición hubiera sido suficiente para satisfacer la conclusión del Departamento de Guerra estadounidense de que era necesario convencer los japoneses que no serían "aniquilados" si se rindieron. El gobierno estadounidense entendió claramente que si dañaban al emperador, a quien los japoneses veneraban como un dios, los japoneses resistirían para siempre. Y la clave de este argumento radica en el hecho de que el gobierno estadounidense ya planeaba dejar que el emperador se quedara. Todo lo que tenían que hacer era encontrar una manera de insinuar sus intenciones lo suficientemente alto como para que los japoneses las oyeran. El 13 de junio, en un memorando al presidente Truman del Secretario de Estado interino Joseph Grew (ex embajador estadounidense en Japón), Grew escribió:

Todas las pruebas, sin excepción, que podamos obtener de las opiniones de los japoneses con respecto a la institución del trono, indican que el no abusar de la persona del actual emperador y la preservación de la institución del trono comprenden términos japoneses irreductibles & # 8230 Están preparados para una resistencia prolongada si la intención de las Naciones Unidas es juzgar al actual emperador como criminal de guerra o abolir la institución imperial & # 8230 El fracaso de nuestra parte para aclarar nuestras intenciones al respecto ... prolongación de la guerra y costó un gran número de vidas humanas.

El secretario de Guerra Stimson también argumentó que las intenciones estadounidenses con respecto al emperador deberían aclararse. El general Marshall se refirió a esto como “dar una definición a la rendición incondicional” (que finalmente resultó en la Declaración de Potsdam). En el Comité Interino, se le unió en este punto el Subsecretario de Marina Ralph A. Bard. En un memorando del 27 de junio a Stimson, Bard escribió:

Durante las últimas semanas también he tenido la sensación de que el gobierno japonés puede estar buscando alguna oportunidad que pueda utilizar como medio de rendición. Después de la conferencia de las tres potencias, los emisarios de este país podrían ponerse en contacto con representantes de Japón en algún lugar de la costa de China y hacer representaciones con respecto a la posición de Rusia y, al mismo tiempo, darles alguna información sobre el uso propuesto de la energía atómica, junto con lo que sea. garantías que el presidente podría querer hacer con respecto al emperador de Japón y el trato a la nación japonesa después de la rendición incondicional. Me parece muy posible que esto presente la oportunidad que los japoneses están buscando.

Pero cuando Stimson presionó sobre este tema, el presidente estaba bajo la influencia del ex senador James Byrnes, quien se había convertido en el asesor personal de Truman y pronto sería nombrado nuevo secretario de Estado. Byrnes argumentó que el presidente sería crucificado políticamente por los republicanos por "hacer un trato" con los japoneses. Byrnes ganó el argumento y eliminó el lenguaje crucial en la Declaración de Potsdam sobre el Emperador, Truman dio una excusa poco convincente de que el Congreso no parecía interesado en modificar la rendición incondicional, y los japoneses se quedaron en la oscuridad con respecto a las intenciones estadounidenses. hacia el emperador.

Aunque ciertamente no había garantía de que tomar esta acción provocaría una rendición japonesa, los oponentes de la bomba argumentan que al menos valía la pena intentarlo (aunque los partidarios de la bomba contraafirman que hacerlo podría haber sido interpretado como una debilidad por parte de los líderes militares japoneses. y podría haber animado a los japoneses a seguir luchando). En cambio, los japoneses ignoraron la Declaración de Potsdam, se lanzaron las bombas atómicas, los japoneses se rindieron y los estadounidenses, como estaba previsto, permitieron que el emperador permaneciera en el trono (donde permaneció hasta su muerte en 1989). Esta es la única área en la que el Secretario de Guerra Stimson se arrepintió. Su biógrafo escribió más tarde: “Sólo sobre la cuestión del Emperador adoptó Stimson, en 1945, una visión conciliadora, sólo sobre esta cuestión creyó más tarde que la historia podría encontrar que los Estados Unidos, por su demora en declarar su posición, se había prolongado la guerra."

Alternativa 4: Continuar con el bombardeo convencional
Algunos analistas militares estaban convencidos en el verano de 1945 de que Japón estaba muy cerca de la rendición, que los golpes que recibían de las armas convencionales pronto convencerían al gabinete japonés de que una mayor resistencia era inútil. Esa posición se vio reforzada cuando, después de la guerra, el secretario de Guerra Stimson encargó a una junta que realizara una investigación detallada sobre la efectividad de los bombardeos aliados durante la guerra. Posteriormente interrogaron a 700 oficiales militares, gubernamentales e industriales japoneses, y recuperaron y tradujeron documentos relacionados con el esfuerzo de guerra. Su informe, el Strategic Bombing Survey, hace la obvia observación de que Japón podría haberse rendido antes si hubiera tenido un gobierno diferente. Pero continúa expresando una opinión más sorprendente:

Sin embargo, parece claro que, incluso sin los ataques con bombas atómicas, la supremacía aérea sobre Japón podría haber ejercido suficiente presión para provocar la rendición incondicional y obviar la necesidad de una invasión & # 8230Basado en una investigación detallada de todos los hechos y respaldada por el testimonio De los líderes japoneses sobrevivientes involucrados, es la opinión del Survey que ciertamente antes del 31 de diciembre de 1945, y con toda probabilidad antes del 1 de noviembre de 1945, Japón se habría rendido incluso si las bombas atómicas no hubieran sido lanzadas, incluso si Rusia hubiera no entró en la guerra, e incluso si no se había planeado ni contemplado ninguna invasión.

Los partidarios de la bomba son extremadamente críticos con esta alternativa. Específicamente, acusan que la información contraria a la conclusión de la Encuesta se dejó fuera del informe, y que las disputas entre servicios dieron como resultado que la Fuerza Aérea exagerara su papel en la guerra para asegurar un gran presupuesto de posguerra. También señalan que incluso si la evidencia y las conclusiones de la Encuesta fueran precisas, es ilógico criticar a la administración Truman por no buscar una alternativa a la bomba que se basó en información obtenida solo después de que terminó la guerra.

El presidente tuvo que hacer su elección basándose en la información que conocía en ese momento. Más importante aún, los partidarios de las bombas son críticos con esta alternativa porque, a pesar de la abrumadora superioridad naval y aérea de que disfrutaban las fuerzas estadounidenses a fines del verano de 1945, esas fuerzas seguían sufriendo pérdidas significativas. Los kamikazes seguían atacando a los barcos estadounidenses. El USS Indianapolis, después de entregar los materiales de la bomba de Hiroshima a la isla de Tinian en las Marianas, fue hundido el 30 de julio. De los 1.196 tripulantes a bordo, aproximadamente 300 se hundieron con el barco. De los 900 hombres restantes que entraron al agua, solo 317 sobrevivientes fueron recogidos cuando se descubrieron los restos cuatro días después. El resto murió por exposición, deshidratación y ataques de tiburones. Fue la mayor pérdida de vidas en toda la historia de la Marina de los EE. UU. Mientras tanto, las bajas aliadas todavía promediaban alrededor de 7,000 por semana. Como señaló más tarde el escritor y veterano de guerra Paul Fussell, “Dos semanas más significan 14.000 muertos y heridos más, tres semanas más, 21.000. Esas semanas significan todo el mundo si eres uno de esos miles o eres pariente de uno de ellos ". Y las pérdidas aliadas continuaron incluso después de los bombardeos atómicos. Entre el 9 de agosto y la rendición real del 15, ocho prisioneros de guerra estadounidenses fueron ejecutados mediante decapitaciones, el submarino estadounidense Bonefish se hundió con la pérdida de toda su tripulación y el destructor Callagan y el USS Underhill se perdieron.

Razones para no lanzar la bomba atómica & # 8211 Argumento # 5: El uso de la bomba fue más para asustar a Rusia que para derrotar a Japón.

Como se discutió anteriormente, los oponentes a las bombas cuestionan por qué Estados Unidos usó bombas atómicas el 6 y 9 de agosto, cuando sabían que los rusos iban a declarar la guerra a Japón una semana después y cuando la Operación Antorcha no estaba programada durante meses. ¿Por qué no esperar? Los opositores a las bombas creen que el gobierno estadounidense no esperó a los rusos porque ya estaban pensando en el mundo de la posguerra y en la mejor forma de limitar las ganancias soviéticas cuando volvieron a dibujar el mapa de Europa. Creían que el efecto de conmoción y pavor de usar la bomba atómica contra Japón haría que la Unión Soviética fuera más manejable en las negociaciones de posguerra. (Este argumento había sido formulado de manera más consistente por el historiador Gar Alperovitz). Ciertamente había motivos para preocuparse por la Unión Soviética. Cuando Alemania colapsó, los rusos habían logrado grandes avances. Las tropas rusas se trasladaron a Hungría y Rumania y no mostraron ninguna inclinación a salir de allí o de los Balcanes. Pero, ¿fue una compensación aceptable aniquilar a varios cientos de miles de civiles solo para que los rusos no pudieran participar en la matanza de Japón y para que Estados Unidos tuviera la ventaja en el mundo de la posguerra? Los oponentes a las bombas son aborrecidos por las implicaciones morales.

En la primavera de 1945, cuando Alemania se rindió, algunos de los científicos que habían desarrollado la nueva arma como disuasivo nazi comenzaron a tener reservas sobre su invención. Uno era Leo Szilard, quien había escrito la carta junto con Einstein en 1939 que convenció a Roosevelt de iniciar el Proyecto Manhattan. En abril de 1945, Einstein escribió una carta de presentación para Szilard, quien pudo reunirse con la Sra. Roosevelt el 8 de mayo. Pero luego el presidente murió. Cuando Szilard intentó reunirse con Truman, fue interceptado por James Byrnes, quien lo recibió en su casa de Carolina del Sur. La mayor preocupación de Szilard era que la Unión Soviética debería ser informada sobre la bomba con anticipación. Temía que el impacto de que Estados Unidos usara la bomba en Japón NO haría que los soviéticos fueran más manejables, sino que los impulsaría a desarrollar su propia bomba atómica lo más rápido posible, posiblemente iniciando una carrera armamentista que eventualmente podría conducir a una guerra nuclear. . Pero Szilard estaba hablando exactamente con la persona equivocada.

Byrnes le dijo a Szilard, & # 8220Russia podría ser más manejable si estuviera impresionado por el poder militar estadounidense, y que una demostración de la bomba [en Japón] podría impresionar a Rusia. & # 8221 Años más tarde, Szilard escribió sobre el encuentro, & # 8220I compartí a Byrnes & # 8217 preocupaciones sobre Rusia & # 8217s arrojando su peso en el período de posguerra, pero estaba completamente atónito por la suposición de que hacer sonar la bomba podría hacer que Rusia sea más manejable. & # 8221 Más tarde reflexionó, & # 8220 podría ser el mundo si yo hubiera nacido en Estados Unidos y me hubiera vuelto influyente en la política estadounidense, y si Byrnes hubiera nacido en Hungría y hubiera estudiado física. & # 8221

Al reunirse con Szilard, Byrnes estaba aún más firmemente convencido de la veracidad de sus propios puntos de vista. En las reuniones del Comité Interino, interrumpió cualquier debate sobre advertir a los soviéticos, y el secretario de Guerra Stimson cedió. Cuando Stimson informó a Truman el 6 de junio, le informó al presidente que el Comité Interino le recomendó que no le dijera a su aliado soviético sobre la bomba. , "Hasta que se colocó con éxito la primera bomba sobre Japón". Pero Stimson no estaba seguro de cómo debían manejar la reunión con Stalin en Potsdam. Truman respondió que había retrasado deliberadamente la reunión el mayor tiempo posible para dar más tiempo a los científicos de Manhattan. Después de haber sido aconsejado por Byrnes, Truman ya estaba pensando en cómo manejar a los rusos.

Según el historiador Gar Alperovitz en la edición de 1985 de su obra, Atomic Diplomacy, cuando Truman se dirigía a Potsdam, un asistente de la Casa Blanca lo escuchó decir durante una discusión sobre la bomba de prueba y lo que significaba para Estados Unidos. La relación de 8217 con la Unión Soviética, & # 8220Si explota, como creo que lo hará, ciertamente tendré un martillo sobre esos muchachos. & # 8221 Durante décadas, los oponentes a las bombas han citado esta historia como evidencia de las verdaderas intenciones de Truman. Sin embargo, una mirada cercana a las fuentes plantea interrogantes sobre los métodos de Alperovitz. Esa historia fue contada por primera vez por el propio ayudante de la Casa Blanca, Jonathan Daniels, en un libro publicado en 1950. Daniels dice que había escuchado la historia de segunda mano y declaró específicamente que Truman se estaba refiriendo a Japón. Solo especuló que el presidente también podría haber tenido a los rusos en mente.

Mientras estaba en Potsdam, Truman recibió un mensaje codificado que confirmaba el éxito de la bomba de prueba. Según Winston Churchill, cambió por completo el comportamiento de Truman hacia Stalin y lo hizo más confiado y mandón. Justo antes de salir de Potsdam, Truman se sintió obligado a decirle algo al líder soviético. Escribe en su diario: "Le mencioné casualmente a Stalin que teníamos una nueva arma de fuerza destructiva inusual". Pero Truman no dijo que fuera una bomba atómica. A su regreso de Potsdam, Truman dio la orden de usar la nueva arma (a pesar de que aún no habían emitido la Declaración de Potsdam).

Pero Leo Szilard aún no había terminado. Después de haber sido despedido por Byrnes, escribió una petición al presidente de los Estados Unidos, en la que advirtió que si no se maneja adecuadamente, la bomba podría desencadenar una carrera armamentista que podría resultar en una "devastación en una escala inimaginable". Con fecha del 17 de julio, la petición fue firmada conjuntamente por 69 científicos del Proyecto Manhattan. El presidente Truman no vio la petición hasta después de que se lanzaron las bombas atómicas. Fue interceptado y retenido por el general Leslie Groves, jefe militar del Proyecto Manhattan y asesor clave de James Byrnes.

Razones para no lanzar la bomba atómica y # 8212 Argumento # 6: Truman no estaba preparado para la responsabilidad presidencial

Otra crítica dirigida al presidente Truman es que simplemente no estaba preparado para asumir la responsabilidad de ser presidente, no entendía las ramificaciones de sus decisiones, delegaba demasiada autoridad y estaba indebidamente influenciado por James Byrnes.

Byrnes se ha discutido en detalle anteriormente, pero es apropiado un resumen de los momentos clave en los que su influencia fue más crítica. Interceptó a Leo Szilard y se aseguró de que el presidente nunca escuchara sus opiniones. Dominó el Comité Interino como representante personal de Truman, donde sofocó el debate y presionó con éxito para que se recomendara al presidente que la bomba fuera lanzada sin advertir ni a los rusos ni a los japoneses. Además, Truman permitió que Byrnes borrara un lenguaje crucial en la Declaración de Potsdam. El borrador original mencionaba específicamente la bomba y las intenciones estadounidenses de permitir que el emperador se quedara. El resultado fue un borrador final que amenazaba sólo con una vaga “destrucción total” y podría haber sido interpretado como una amenaza para el emperador. Sin el lenguaje específico sobre el emperador, los japoneses se quedaron con la promesa de que se haría justicia a todos los criminales de guerra. Los críticos argumentan que Truman, que era tan pequeño en el lugar de FDR, era demasiado inexperto para formarse sus propias opiniones y demasiado débil para resistir el dominio de Byrne.

Una segunda crítica a Truman es que no mantuvo suficiente control personal sobre esta nueva y aterradora arma. La orden militar de usar la bomba, entregada antes de que se emitiera la Declaración de Potsdam, es una orden abierta en la que la Fuerza Aérea tenía demasiado control. Se ordenó al grupo de aviones que incluía al Enola Gay que lanzara la primera bomba atómica, si el clima lo permitía, en cualquiera de las cuatro ciudades objetivo: Hiroshima, Kokura, Niigata o Nagasaki, a partir del 3 de agosto. La orden continúa diciendo , & # 8220 Se lanzarán bombas adicionales en los objetivos anteriores tan pronto como el personal del proyecto los prepare. Se emitirán más instrucciones con respecto a objetivos distintos de los enumerados anteriormente. & # 8221 En otras palabras, la Fuerza Aérea tenía instrucciones para bombardear cualquiera o todas estas cuatro ciudades cuando las bombas atómicas estuvieran listas. Si hubiera estado preparada una docena de bombas atómicas en lugar de solo dos, no se habría requerido más permiso para usarlas. De hecho, fue necesaria una orden del presidente Truman para detener cualquier bombardeo posterior después de que Nagasaki fuera atacada.

Como mínimo, argumentan los críticos, Truman debería haber requerido permiso para usar la segunda bomba. Originalmente, el segundo objetivo no estaba programado para ser atacado hasta seis días después de Hiroshima. Pero con el mal tiempo en el pronóstico y con los rusos declarando repentinamente la guerra a Japón después de la bomba de Hiroshima, el general Groves adelantó la fecha para asegurarse de que la bomba de plutonio fuera "probada en el campo" antes de que la guerra pudiera terminar (Hiroshima había sido atacada con una bomba de uranio). Algunos críticos han señalado que tres días simplemente no fue tiempo suficiente para que los japoneses incluso confirmaran lo que había sucedido en Hiroshima, que les pareció que simplemente había desaparecido del mapa.Aunque el liderazgo japonés sospechaba que el bombardeo era de naturaleza atómica, enviaron científicos a Hiroshima para confirmar estas sospechas y ni siquiera habían regresado con sus hallazgos cuando Nagasaki fue atacada. Hay algunos críticos que apoyan el lanzamiento de la primera bomba, pero sienten que la segunda fue completamente innecesaria. De cualquier manera, los críticos de la caída de "Fat Man" en Nagasaki culpan a Truman por su falta de liderazgo.

Algunos críticos cuestionan si Truman realmente entendió o no el arma y la consecuencia humana de su decisión de usarla. El 25 de julio, Truman describe en su diario algunos de los detalles que acababa de recibir sobre la bomba de prueba en Los Alamos. Luego escribe: “Le he dicho a la Sec. of War, Sr. Stimson, para usarlo para que los objetivos militares y los soldados y marineros sean el objetivo y no las mujeres y los niños ". El día 9, el día que bombardearon Nagasaki, el presidente Truman se dirigió a la nación por radio. Dijo: “El mundo notará que la primera bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima, una base militar. Eso fue porque deseamos en este primer ataque evitar, en la medida de lo posible, la matanza de civiles ”. Teniendo en cuenta la naturaleza del arma, la recomendación del Comité Interino de utilizar la bomba contra "viviendas de los trabajadores" y que el centro de la ciudad era el punto de mira de la bomba, estas afirmaciones son asombrosas.

O el presidente Truman realmente no entendió la bomba, o estaba cubriendo su "posteridad". De cualquier manera, argumentan los críticos, no se refleja bien en el presidente. Si lo primero es cierto, la evidencia sugiere que Hiroshima y Nagasaki educaron rápidamente al presidente. El 10 de agosto, tras recibir informes y fotografías de los efectos de la bomba de Hiroshima, Truman ordenó que se detuvieran los nuevos bombardeos atómicos. Esa noche, el secretario de Comercio Henry Wallace anotó en su diario, & # 8220Truman dijo que había dado órdenes para detener el bombardeo atómico. Dijo que la idea de acabar con otras 100.000 personas era demasiado horrible. No le gustó la idea de matar, como dijo, & # 8216 a todos esos niños & # 8217. & # 8221

Razones para no lanzar la bomba atómica y # 8212 Argumento 7: La bomba atómica fue inhumana

La conclusión lógica de la lista de argumentos en contra de la bomba es que el uso de tal arma fue simplemente inhumano. Cientos de miles de civiles sin derechos democráticos para oponerse a su gobierno militarista, incluidas mujeres y niños, fueron vaporizados, convertidos en manchas carbonizadas de carbono, horriblemente quemados, enterrados en escombros, atravesados ​​por escombros voladores y saturados de radiación. Familias enteras, barrios enteros simplemente fueron arrasados. Los sobrevivientes se enfrentaron a la enfermedad por radiación, el hambre y mutilaciones paralizantes. Luego estaban las "grietas ocultas", el daño espiritual, emocional y psicológico. Los japoneses fuera de Hiroshima y Nagasaki, asustados e ignorantes de la enfermedad por radiación, trataban a las víctimas de bombas como si tuvieran una enfermedad contagiosa. Fueron rechazados y excluidos de la sociedad japonesa. Algunos se culparon a sí mismos por varias razones, como una mujer que convenció a sus padres de mudarse a Hiroshima antes de que cayera la bomba, o aquellos que eran el único superviviente de una familia o de toda una escuela. Otros, incapaces de hacer frente a un trauma que no se trataba, se suicidaron. La radiación siguió atormentando a los supervivientes, provocando toda una vida de enfermedad, entre las que se destacó el aumento de las tasas de varios cánceres.

Los defectos congénitos de las embarazadas en ese momento aumentaron significativamente, y aunque los datos sobre defectos congénitos transmitidos de generación en generación no son concluyentes (Hiroshima y Nagasaki son laboratorios continuos de los efectos a largo plazo de la exposición a la radiación), los sobrevivientes de bombas y sus descendientes continúan sufriendo ansiedad por las posibilidades. Es imposible hacer justicia a este argumento en un simple resumen de los argumentos. Aquí podrían repetirse algunos relatos específicos de primera mano, pero serían insuficientes. Para comprender verdaderamente la magnitud del sufrimiento causado por el uso de armas atómicas en los seres humanos, uno tiene que estar inmerso en lo personal. Las frías estadísticas deben dar paso a la historia humana. Para algunos estadounidenses, ese proceso comenzó con la publicación de Hiroshima de John Hersey en 1946, y continúa hoy a través de relatos autobiográficos como la épica serie de manga Barefoot Gen de Keiji Nakazawa & # 8217 (los diez volúmenes fueron publicados recientemente en inglés por Last Gasp Press). y a través de impresionantes documentales como White Light, Black Rain (2007) de HBO.

En 1945, no muchos estadounidenses parecían estar pensando en las cosas. Esas frías estadísticas y ese odio en tiempos de guerra hicieron que el uso de la bomba fuera fácil de racionalizar. Leo Szilard fue uno de esos pocos, cuando le preocupaba que usarlo sin previo aviso pudiera dañar la posición moral de Estados Unidos en el mundo. En los años que siguieron, algunos estadounidenses que estaban íntimamente involucrados con las bombas atómicas empezaron a pensar bien las cosas. El almirante Leahy, jefe de personal del presidente Roosevelt, escribió en sus memorias:

En mi opinión, el uso de esta arma bárbara en Hiroshima y Nagasaki no fue de ninguna ayuda material en nuestra guerra contra Japón. Los japoneses ya estaban derrotados y listos para rendirse & # 8230 Mi propia sensación fue que al ser los primeros en usarlo, habíamos adoptado un estándar ético común a los bárbaros de la Edad Media. No me enseñaron a hacer guerras de esa manera, y que las guerras no se pueden ganar destruyendo mujeres y niños.

Incluso algunos de los que participaron en la misión lo lamentaron. El capitán Robert A. Lewis, copiloto de la misión del Enola Gay sobre Hiroshima, escribió en su diario cuando explotó la bomba: "Dios mío, ¿qué hemos hecho?" En 1955 participó en un episodio del programa de televisión This is Your Life que presentaba a un sobreviviente de Hiroshima. Lewis donó dinero en nombre de su empleador para operaciones para ayudar a eliminar el tejido cicatricial de las jóvenes japonesas horriblemente desfiguradas por la bomba diez años antes.

Estados Unidos supuestamente le da un gran valor a la vida. Para una parte significativa del país, la protección de un óvulo humano fertilizado es tan importante que están dispuestos a basar su voto solo en este tema. Y la humanidad se extiende también al mundo animal. La gente va a la cárcel por ser cruel con sus mascotas. En una sociedad que valora tanto la vida, ¿cómo se puede justificar la inmensa muerte y el sufrimiento de los no combatientes causado por las bombas atómicas? Quienes se oponen a la decisión del presidente Truman de utilizar esas armas argumentan simplemente que no puede.


CVE-20 EE. UU. Barnes - Historia

Dueños de esclavos negros en los Estados Unidos

Poco se ha publicado sobre los negros que poseían esclavos negros en los EE. UU., Sin embargo, más investigaciones están sacando a la luz este tema poco conocido.

Philip Burnham, en el artículo "Selling Poor Steven" publicado en la edición de febrero / marzo de 1993 de Herencia americana, encontró que en el censo estadounidense de 1830 había 3.775 negros libres que poseían 12.740 esclavos negros. [32] Burnham escribió sobre el esclavo John Casor, a quien el dueño de esclavos negros Anthony Johnson le negó su libertad.

Carter G. Woodson, cuyos abuelos y padre habían sido esclavos, fue uno de los primeros en escribir sobre los dueños de esclavos negros. En Propietarios negros libres de esclavos en los Estados Unidos en 1830 (publicado en 1924) Woodson da los nombres y el número de esclavos propiedad de negros libres contados en el censo de Estados Unidos de 1830, enumerándolos por nombre y el número de esclavos poseídos. [34]

Michael P. Tremoglie, en "Las raíces negras de la esclavitud" también señaló el problema de los dueños de esclavos negros.

"Había muchos negros libres en las colonias americanas. Se les concedió el derecho al voto y ya en 1641, Mathias De Sousa, fue elegido para las legislaturas. Estos negros libres poseían esclavos, algunos por razones filantrópicas, como sugiere Carter G. Woodson. Sin embargo, como John Hope Franklin escribió: ". los negros libres tenían un interés económico real en la institución de la esclavitud y tenían esclavos para mejorar su situación económica ".

El censo de 1830 enumera 965 propietarios de esclavos negros libres en Luisiana, que poseen 4.206 esclavos. El estado de Carolina del Sur enumera 464 negros libres que poseen 2.715 esclavos. Qué irónico es que tantos negros posean tantos esclavos en Carolina del Sur. Sin embargo, nadie pareció mencionar esto durante la controversia de la bandera.

Algunos negros sirvieron en el ejército confederado, que es otra omisión en nuestra cultura popular. La película Glory no mencionó que los negros sirvieron en el ejército confederado. Daba la impresión de que los soldados negros del 54º de Massachusetts eran antiguos esclavos, lo cual no era cierto ".[35]

Harry Koger, en Dueños de esclavos negros. Maestros de esclavos negros gratis en Carolina del Sur, informó sobre el éxito de las mujeres negras en Charleston.

"Para 1860, tantas mujeres negras en Charleston habían heredado o recibido esclavos y otras propiedades por hombres blancos, y usaron sus propiedades para iniciar negocios exitosos, que poseían el 70% de los esclavos de propiedad negra en la ciudad".[36]

Del trabajo de Kroger, se observa que los dueños de esclavos negros libres residían en estados tan al norte como Nueva York y tan al sur como Florida, extendiéndose hacia el oeste hasta Kentucky, Mississippi, Louisiana y Missouri. Según el censo federal de 1830, los negros libres poseían más de 10.000 esclavos en Luisiana, Maryland, Carolina del Sur y Virginia. La mayoría de los propietarios de esclavos negros vivían en Luisiana y plantaban caña de azúcar. [37]

John Hope Franklin y Loren Schweninger, en Esclavos fugitivos: rebeldes en la plantación, reveló que las condiciones bajo los amos negros podrían ser tales que los esclavos huirían.

"El mayor esclavista negro del sur, John Carruthers Stanly de Carolina del Norte, enfrentó una serie de problemas en la década de 1820 al lidiar con la mano de obra esclava en sus tres plantaciones de trementina en el condado de Craven. Con un total de 163 esclavos, Stanly era un un capataz severo y lucrativo, y sus trabajadores de campo huirían. Stanley se ocupó de esto a través de sus dos supervisores blancos y con una red de espías que incluía a algunos esclavos de confianza. Brister, su barbero esclavo en New Bern, era el responsable de transmitir a su dueño rumoreaba sobre fugas planeadas. Stanly tampoco tenía remordimientos de conciencia acerca de vender niños lejos de sus padres o mantener esclavizados a negros libres ".

En "El sujeto censurado de Dixie: propietarios de esclavos negros", publicado en La revisión de Barnes, Robert M. Grooms proporcionó varios ejemplos de propietarios de esclavos negros en los Estados Unidos.

"En los raros casos en que la propiedad de esclavos por negros libres se reconoce en los libros de historia, la justificación se centra en la afirmación de que los amos de esclavos negros eran simplemente individuos que compraron la libertad de un cónyuge o un hijo de un esclavista blanco y no habían podido manumit legalmente. Aunque esto sucedió en ocasiones, es una tergiversación de la mayoría de los casos, que está desacreditada por los registros del período sobre los negros que poseían esclavos. Estos incluyen a personas como Justus Angel y Mistress L. Horry, del distrito de Colleton, Carolina del Sur, cada uno de los cuales poseía 84 esclavos en 1830. De hecho, en 1830 una cuarta parte de los amos de esclavos negros libres en Carolina del Sur poseía 10 o más esclavos, ocho de los cuales poseían 30 o más.

. La mayoría de los esclavistas, blancos y negros, poseían sólo de uno a cinco esclavos. La mayoría de las veces, y al contrario de un siglo y medio de propaganda de látigos sobre espaldas torturadas, los maestros blancos y negros trabajaban y comían junto a sus pupilos, ya fuera en la casa, el campo o el taller. Los pocos individuos que poseían 50 o más esclavos estaban confinados al uno por ciento superior y se han definido como magnates esclavistas.

En 1860, había al menos seis negros en Luisiana que poseían 65 o más esclavos.El mayor número, 152 esclavos, eran propiedad de la viuda C. Richards y su hijo P.C. Richards, dueño de una gran plantación de caña de azúcar. Otro magnate esclavo negro en Luisiana, con más de 100 esclavos, fue Antoine Dubuclet, un plantador de azúcar cuya propiedad estaba valorada en (en 1860 dólares) $ 264.000 (3). Ese año, la riqueza media de los hombres blancos del sur era de 3.978 dólares (4).

Curiosamente, considerando los relatos actuales de la vida bajo la esclavitud, los autores Johnson y Roak informan casos en los que negros libres solicitaron que se les permitiera convertirse en esclavos porque no podían mantenerse a sí mismos.

. [con respecto al ex esclavo negro William Ellison] Al igual que con los esclavos de sus homólogos blancos, ocasionalmente los esclavos de Ellison se escapaban. Los historiadores del distrito de Sumter informaron que de vez en cuando Ellison anunciaba el regreso de sus fugitivos. En al menos una ocasión, Ellison contrató los servicios de un cazador de esclavos. Según un relato de Robert N. Andrews, un hombre blanco que había comprado un pequeño hotel en Stateburg en la década de 1820, Ellison lo contrató para atropellar a "un esclavo valioso. Andrews atrapó al esclavo en Belleville, Virginia. Dijo:" Yo Se pagó al regresar a casa $ 77.50 y $ 74 por gastos.

. Siguiendo los pasos de su padre, la familia Ellison apoyó activamente a la Confederación durante la guerra. Convirtieron casi toda su plantación a la producción de maíz, forraje, tocino, cáscaras de maíz y algodón para los ejércitos confederados. Pagaron $ 5,000 en impuestos durante la guerra. También invirtieron más de $ 9,000 en bonos confederados, notas del tesoro y certificados, además de la moneda confederada que tenían ".[39]

Un aspecto interesante para los propietarios de esclavos negros en el sur de los EE. UU. Es que también se estima que había 65.000 negros del sur en el ejército confederado, incluidos más de 13.000 que lucharon contra el norte en la batalla. [40]

Una novela bien conocida y con críticas favorables, El mundo conocido, por el autor negro Edward P. Jones, ha abordado el tema de los esclavos propiedad de negros, para sorpresa de aquellos lectores que nunca habían oído hablar de los dueños de esclavos negros. [41] Sin embargo, los medios de comunicación y los educadores ignoran en gran medida la interesante historia de los negros que poseían esclavos.


Ojos en los cielos & # x2014 y los soviéticos

El Dr. J. Allen Hynek (derecha) señala un lugar en un globo terráqueo a sus compañeros científicos mientras analiza la trayectoria del Sputnik 1, el primer satélite artificial lanzado a la órbita terrestre baja por la Unión Soviética, en Cambridge, Massachusetts, en octubre de 1957. (

Dmitri Kessel / The LIFE Picture Collection / Getty Images

A fines de la década de 1950, la Fuerza Aérea se enfrentó a un problema más urgente que los hipotéticos ovnis. El 4 de octubre de 1957, la URSS sorprendió al mundo con el lanzamiento del Sputnik, el primer satélite espacial artificial & # x2014 y un duro golpe para el sentido de superioridad tecnológica de los estadounidenses & # x2019.

En ese momento, Hynek se había despedido del estado de Ohio para trabajar en un sistema de seguimiento por satélite en Harvard, señala Mark O & # x2019Connell en su biografía de 2017: El hombre de encuentros cercanos. De repente, Hynek estaba en la televisión y realizaba frecuentes conferencias de prensa para asegurar a los estadounidenses que sus científicos estaban siguiendo de cerca la situación. El 21 de octubre de 1957 apareció en la portada de VIDA con su jefe, el astrónomo de Harvard Fred Whipple, y su colega Don Lautman. Fue su primer contacto con la celebridad nacional, pero no sería el último.

Con el Sputnik dando vueltas alrededor de la tierra cada 98 minutos, a menudo visible a simple vista, muchos estadounidenses comenzaron a mirar hacia el cielo y los avistamientos de ovnis continuaron sin cesar.


Max Fuller

Max es ampliamente respetado dentro de la industria del transporte por carretera como un verdadero innovador, como lo demuestra su premio a la innovación otorgado por el Instituto Smithsonian en 2000. Bajo su liderazgo, US Xpress se convirtió en el segundo transportista privado más grande del país, superando los mil millones de dólares anuales. ingresos en 2004. Como presidente ejecutivo, sigue siendo un director ejecutivo a tiempo completo, y se centra en la estrategia a largo plazo, la innovación de la industria, el desarrollo de talentos y el equipamiento.

Además de guiar a US Xpress a la vanguardia de la industria, él sirve a la comunidad en varias Juntas Directivas y regularmente acepta solicitudes para compartir sus puntos de vista en charlas, incluyendo prestar su experiencia a presentaciones ante la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte y el Departamento de Transporte.


Cinco cosas que debe saber sobre el atacante del MNT Sub-20 Luca de la Torre

Después de darle a Estados Unidos un empate decisivo y tardío para ganar un empate 3-3 contra Ecuador en el partido inaugural de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2017, el mediocampista Luca de la Torre continúa demostrando su habilidad para demostrar ser un creador de juego confiable. para los Estados Unidos.

Aquí hay cinco cosas que debe saber sobre el mediocampista sub-20 del MNT y del Fulham:

RAÍCES DE SAN DIEGO

Antes de llegar a Craven Cottage, de la Torre nació y se crió en San Diego. Al crecer, disfrutó ir al zoológico de San Diego, Legoland, el centro comercial Westfield UTC y obtener su dosis de comida mexicana en Roberto & rsquos en La Jolla. Sin embargo, su restaurante favorito en San Diego es Urban Plates, también en La Jolla, un lugar que más le gusta ir con su madre.

PADRES CIENTÍFICOS

Hijo único de Juan de la Torre y Anne Bang, los padres de de la Torre y rsquos son inteligentes, por decir lo menos.

Anne, quien recibió su Ph.D. en Biología de la Universidad de California-San Diego, actualmente es Directora de Biología de Células Madre en el Centro Conrad Prebys de Genómica Química del Instituto de Investigación Médica Sanford-Burnham en La Jolla, California. En su cargo, la Dra. Bang lidera los esfuerzos Desarrollar modelos de enfermedad basados ​​en células madre pluripotentes inducidas por humanos y específicos de células de pacientes (hiPSC) para la detección de fármacos y la identificación de objetivos.

Juan, quien recibió su Ph.D. de la Universidad Autónoma de Madrid, actualmente es profesor en el Departamento de Inmunología y Microbiología del Scripps Research Institute de San Diego. El instituto es un centro de investigación médica sin fines de lucro que se centra en la investigación y la educación en las ciencias biomédicas.

MIRAR: De la Torre Strike rescata un punto de EE. UU. En el primer partido de la Copa del Mundo vs.Ecuador

HIELO EN SUS VENAS

Antes de establecer un nuevo récord para el último gol anotado por un jugador estadounidense en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, de la Torre también encontró el fondo de la red en algunos otros momentos críticos de la Selección Juvenil mientras se vistió de rojo, blanco y azul. .

Después de que el Sub-20 MNT sufriera una derrota por 1-0 ante Panamá para abrir el Campeonato Sub-20 de CONCACAF 2017, EE.UU. Copa espera viva. Justo después del medio tiempo, de la Torre puso a los EE. UU.adelante definitivamente al estrellar un tiro de esquina desviado en el fondo de la red.

Enfrentado a otra situación de alta presión en la tanda de penales de la Final del Campeonato Sub-20 de CONCACAF 12 días después, de la Torre anotó su intento de cuarta ronda en casa en el camino a una victoria por 5-3 en la tanda contra Honduras y la primera U- 20 corona de CONCACAF en la historia de US Soccer.

ANTES DE FULHAM

Incluyendo sus dos temporadas jugando en la Academia de Desarrollo de Fútbol de los Estados Unidos para Nomads Youth Soccer Club (2011-12) y San Diego Surf (2012-2013), de la Torre también creció jugando para Carmel Valley Sharks y el Carmel Valley Manchester Soccer Club. .

Cuando no estaba en la práctica de fútbol, ​​pasaba el tiempo extra que tenía entrenando con su padre, que es oriundo de las Islas Canarias españolas. Al crecer en una ciudad fronteriza como San Diego, de la Torre también reconoció la influencia que sus amigos y compañeros de equipo mexicanos tenían en el desarrollo de su estilo de juego.

ASCENDIENDO LAS FILAS DE FULHAM

Poco después de su primer año en Torrey Pines High School, de la Torre hizo el movimiento para convertirse en jugador de fútbol profesional, llevando su talento a Londres. Al firmar con Fulham, de la Torre se unió a un largo linaje de jugadores de la Selección Nacional Masculina de EE. UU. Que llegaron a Craven Cottage, incluidos Clint Dempsey, Carlos Bocanegra y Brian McBride.

En sus tres temporadas en Londres, de la Torre ha pasado por las categorías inferiores de clubes y rsquos, pasando de Sub-18 & rsquos a Sub-23 & rsquos. La temporada 2016-17 le proporcionó un gran avance profesional, cuando hizo su debut con el primer equipo en un partido de la primera ronda de la Copa EFL el 9 de agosto de 2016.


Barcos de la Armada de los Estados Unidos, 1940-1945

Haga clic en "CVE - ##" para ver el enlace a la página con especificaciones, historial, fotografías (donde estén disponibles).

Clase de Long Island:

  • Desplazamiento: 14.055 toneladas (carga completa)
  • Longitud: 492 '
  • Manga: 69 'en la línea de flotación
  • Calado: 25'6 "
  • Velocidad: 17 nudos
  • Armamento 1 5 "/ 51, 2 3" / 50 DP, 10-20 20 mm, 21 planos
  • Complemento: 1970
  • Motores diésel Sun-Doxford, 1 tornillo, 9.000 h.p.
  • Casco de la Comisión Marítima

No. Nombre Comm. Notas (: Perdido)
CVE-30 Cargador 3 de marzo de 42 Utilizado en una capacidad de formación
CVE-1 Isla Grande 2 de junio de 41

Clase Bogue:

  • Desplazamiento: 15.200 toneladas (carga completa)
  • Largo: 495'8 "
  • Manga: 69 'en la línea de flotación
  • Calado: 26 '
  • Velocidad: 17 nudos
  • Armamento 2 5 "/ 38 DP, 10x2 40 mm, 27 20 mm, 28 planos
  • Complemento: 890-1205
  • Turbinas de engranajes, 1 tornillo, 8.500 h.p.
  • Radio de crucero máximo: 22.500 millas a 17 nudos 26.300 a 15 nudos
  • Seattle-Tacoma construyó cascos tipo C3-S-A1

No. Nombre Comm. Notas (: Perdido)
CVE-18 Altamaha 15 de septiembre de 42
CVE-20 Barnes 20 de febrero de 43
CVE-21 Block Island 8 de marzo de 43 29 de mayo 44 torpedos en el Atlántico norte
CVE-9 Bogue 26 septiembre 42
CVE-23 Bretón 12 abr 43
CVE-11 Tarjeta 8 de noviembre de 42
CVE-12 Copahee 15 de junio de 43
CVE-13 Centro 10 dic 42
CVE-25 Croatan 28 abr 43
CVE-16 Nassau 20 agosto 42
CVE-31 Principe William 9 abr 43 Clase Prince William - CVE-32-54 transferido a Reino Unido

Clase Sangamon:

  • Desplazamiento: 23,350 toneladas (carga completa)
  • Longitud: 553 '
  • Manga: 75 'en la línea de flotación
  • Calado: 32 '
  • Velocidad: 17 nudos
  • Armamento 2 5 "/ 38, 7x2 40 mm, 2x4 40 mm, 21 20 mm, 30 planos
  • Complemento: 1080
  • Turbinas de engranajes, tornillos gemelos, 13.500 h.p.
  • Radio de crucero máximo: 20.000 millas a 17 nudos 23.900 millas a 15 nudos
  • Engrasadores de flota clase Cimarron convertidos

No. Nombre Comm. Notas (: Perdido)
Clase Sangamon
CVE-28 Chenango 19 de septiembre de 42
CVE-26 Sangamon 25 de agosto de 42
CVE-29 Santee 24 agosto 42
CVE-27 Suwanee 24 de septiembre de 42

Clase Casablanca:

  • Desplazamiento: 10,982 toneladas (carga completa)
  • Largo: 512'3 "
  • Manga: 65 'en la línea de flotación
  • Calado: 22'4 "
  • Velocidad: 19 nudos
  • Armamento 1 5 "/ 38 DP, 8x2 40 mm, 20 20 mm, 28 planos
  • Complemento: 860
  • Motores alternativos Skinner Unaflow, tornillos gemelos, 11.200 h.p.
  • Radio de crucero máximo: 10.200 millas a 15 nudos 7.200 millas a 19 nudos

No. Nombre Comm. Notas (: Perdido)
CVE-99 Islas del Almirantazgo 13 de junio de 44
CVE-55 Bahía Alazon
Casablanca
8 de julio de 43
3 abr 45

(renombrado)
CVE-102 Attu 30 de junio de 44
CVE-95 Mar de Bismarck 20 de mayo de 44 21 de febrero de 45 bomba en Iwo Jima
CVE-100 Bouganville 18 de junio de 44
CVE-88 Cabo Esperance 9 abr 44
CVE-57 mar de Coral
Anzio
27 agosto 43
15 de septiembre de 44

(renombrado)
CVE-58 Corregidor 31 agosto 43
CVE-70 Bahía Fanshaw 9 dic 43
CVE-73 Bahía Gambier 28 dic 43 25 de octubre de 44 disparos en el golfo de Leyte
CVE-60 Guadalcanal 18 septiembre 43
CVE-75 Bahía Hoggatt 11 de enero de 44
CVE-97 Hollandia 1 de junio de 44
CVE-69 Bahía de Kasaan 4 dic 43
CVE-76 Bahía de Kadashan 18 de enero de 44
CVE-68 Bahía de Kalinin 27 noviembre 43
CVE-71 Bahía de Kitkun 15 dic 43
CVE-98 Kwajalein 7 de junio de 44
CVE-56 Bahía de Liscome 7 de agosto de 43 24 de noviembre de 43 torpedo frente a Tarawa
CVE-94 Punto Lunga 14 de mayo de 44
CVE-91 Estrecho de Makassar 27 Abr 44
CVE-93 Isla Makin 9 de mayo de 44
CVE-61 Bahía de Manila 5 de octubre de 43
CVE-77 Isla Marcus 26 de enero de 44
CVE-101 Matanikau 24 de junio de 44
CVE-63 A mitad de camino
St. Lo
23 de octubre de 43
15 de septiembre de 44

(renombrado)
25 de octubre de 44 bomba en el golfo de Leyte
CVE-59 Mission Bay 13 septiembre 43
CVE-104 Munda 8 julio 44
CVE-62 Bahía Natoma 14 de octubre de 43
CVE-74 Bahía de Nehenta 3 de enero de 44
CVE-79 Bahía Ommaney 11 de febrero de 44 4 de enero de 45 bomba en el golfo de Lingayen
CVE-80 Bahía Petrof 18 de febrero de 44
CVE-103 Roi 6 julio 44
CVE-81 Bahía Rudyerd 25 de febrero de 44
CVE-82 Bahía de Saginaw 2 de marzo de 44
CVE-96 Salamaua 26 de mayo de 44
CVE-83 Bahía Sargent 9 de marzo de 44
CVE-78 Isla Savo 3 de febrero de 44
CVE-84 Bahía Shamrock 15 de marzo de 44
CVE-85 Shipley Bay 21 de marzo de 44
CVE-86 Bahía de Sitkoh 28 de marzo de 44
CVE-67 Salomón 21 noviembre 43
CVE-87 Bahía de vapor 4 abr 44
CVE-89 Bahía de Takanis 15 Abr 44
CVE-90 Bahía de Thetis 21 Abr 44
CVE-64 Trípoli 31 de octubre de 43
CVE-72 Tulagi 21 dic 43
CVE-65 Isla Wake 7 de noviembre de 43
CVE-66 llanuras blancas 15 de noviembre de 43
CVE-92 Bahía de Windham 3 de mayo de 44

Clase de la bahía de inicio:

  • Desplazamiento: 24.100 toneladas (carga completa)
  • Largo: 557'1 "
  • Manga: 75 'en la línea de flotación
  • Calado: 32 '
  • Velocidad: 19 nudos
  • Armamento 2 5 "/ 38, 3x4 40 mm, 12x2 40 mm, 20 20 mm, 30 planos
  • Complemento: 1066
  • Motores de turbina con engranajes y 2 tornillos, 16.000 CV

No. Nombre Comm. Notas (: Perdido)
CVE-116 BadoengStrait 1945
CVE-115 Bairoko 16 julio 45
CVE-106 Block Island 30 dic 44
CVE-109 Cabo Gloucester 5 de marzo de 45
CVE-105 Bahía de inicio 27 de noviembre de 44
CVE-107 Islas Gilbert 5 de febrero de 45
CVE-108 Golfo de Kula 12 de mayo de 45
CVE-120 Mindoro 1945
CVE-122 Palau 1946
CVE-119 Point Cruz 1945
CVE-113 Puget Sound 18 de junio de 45
CVE-121 Rabaul 1946
CVE-114 Rendova 1945
CVE-117 Saidor 4 de septiembre de 1945
CVE-110 Bahía de Salerno 19 de mayo de 45
CVE-112 Siboney 14 de mayo de 45
CVE-118 Sicilia 1945
CVE-123 Tinian 1946
CVE-111 Golfo de Vela 9 abr 45

Volver a HyperWar: World War II en la World Wide Web Última actualización: 1 de septiembre de 2002


"Condiciones de cuerpo a cuerpo"

El descubrimiento también ofrece la oportunidad de volver a contar la épica batalla frente a Samar, una que fue tan feroz como inesperada para los marineros estadounidenses en las primeras horas de ese día de octubre. La Armada Imperial Japonesa estaba haciendo un último esfuerzo para derrotar a los barcos aliados frente a la isla de Leyte en el centro de Filipinas. En una maniobra sorpresa, un grupo de trabajo pesado de cuatro acorazados japoneses, seis cruceros pesados, dos cruceros ligeros y 11 destructores se dirigió hacia un sector estadounidense ligeramente defendido del golfo de Leyte, según un relato oficial de la batalla de la Marina de los EE. UU.

Cuando las dos flotas se encontraron en las primeras horas del 25 de octubre, Johnston condujo a sus compañeros destructores, el USS Heermann y el USS Hoel, hacia los cañones enemigos, y el Johnston logró dañar un crucero pesado japonés. Si bien el propio Johnston también resultó gravemente dañado por proyectiles de 6 y 14 pulgadas, el golpe psicológico infligido a la fuerza japonesa hizo que valiera la pena el esfuerzo.

"Los ataques decididos y agresivos de los tres destructores estadounidenses, junto con los ataques aéreos en curso contra sus barcos, tendieron a confirmar la evaluación errónea del [vicealmirante japonés Takeo Kurita] de que se enfrentaba a un grupo de trabajo de portaaviones fuerte", escribió el experto Carsten Fries en un artículo para el Comando de Historia y Patrimonio Naval. "El segundo ataque con torpedos de Estados Unidos sólo reforzaría esta impresión".

Batalla del Golfo de Leyte, Batalla frente a Samar, 25 de octubre de 1944. El USS Hermann (DD 532) y un destructor-escolta colocan una cortina de humo para proteger a su grupo de portaaviones de escolta de atacar a los barcos de superficie japoneses. Fotografiado desde USS White Plains (CVE 66). (Foto azul marino)

Las condiciones eran "parecidas a un combate cuerpo a cuerpo", escribió Fries, mientras los barcos estadounidenses y japoneses zigzagueaban y disparaban pistolas y torpedos entre sí. Pero Johnston apagó un fuego tan fuerte que los marineros japoneses pensaron que era un crucero pesado, dijo.

Mientras la batalla continuaba, Johnston atravesó todos sus torpedos, por lo que disparó sus cañones de 127 mm a los cruceros japoneses. El destructor estadounidense de alguna manera logró repeler una ola de barcos enemigos, pero en este punto Johnston cojeaba con un motor. Los destructores japoneses concentraron el fuego en el barco dañado, dejándolo muerto en el agua, y Evans dio la orden de abandonar el barco a las 9:45 a.m. Aunque fue fatal, la lucha de Johnston ayudó a salvar a la fuerza de desembarco estadounidense enviada a invadir Filipinas.

& # 8220 La agresividad de Evans, junto con la de otros destructores y aviadores estadounidenses & # 8230, llevó a los japoneses a creer que se enfrentaban a una fuerza mucho mayor y les hizo darse la vuelta & # 8221, escribió Robert J. Schneller, Jr. en un blog. para el Centro Histórico Naval

La pelea es aún más notable considerando que el patrón de Johnston dio su vida por un país que a menudo lo discriminaba simplemente porque era nativo americano.

El comandante Ernest Edwin Evans, Marina de los EE. UU. (1908-1944), recibió póstumamente la Medalla de Honor por dar su vida como oficial al mando del destructor de la Marina de los EE. UU. USS Johnston (DD-557) durante la batalla frente a Samar, el 25 de octubre de 1944. (Foto azul marino)

20 ciudades de EE. UU. Que tienen la peor comida imaginable

No importa a dónde vaya en el mundo, se sentirá decepcionado por algo que coma. Jurarás que algunos lugares tienen la peor comida del mundo y te encantará la comida que encuentras en otros lugares. Es solo una de esas cosas, pero según una encuesta de LivingSocial de alrededor de 4.000 personas, algunas de las ciudades que quizás no consideres tienen la peor comida del mundo. Otras ciudades de esta lista tienen tan pocas opciones y tan poca gente que te da miedo comer allí. Y finalmente, cada una de estas ciudades tiene una calificación tan baja porque hay tan pocas opciones, tan pocas opciones y nada de lo que presumir. Descubra qué ciudades son las peores para salir a cenar en todo el país.

San Bernardino

Votado por la gente del país como uno de los peores lugares para comer en los Estados Unidos, es solo porque hay muy pocas selecciones en comparación con la cantidad de personas que viven aquí. Tampoco es un buen lugar para criar un perro según otros datos que hemos recopilado recientemente. Esta ubicación no es mucho en términos de las cosas que muchos hogares buscan al elegir un lugar para vivir. La comida aquí no es tan buena en comparación con otras ciudades del estado, y eso es un problema para algunos.

Como ciudad de Virginia, se podría suponer que esta ubicación tiene buena comida. Cerca del océano, por lo que debería tener mariscos increíbles, y todo eso. Pero no lo es. De hecho, ha sido votada en numerosas listas como una de las peores ciudades para comer en todo el país, lo cual no es un honor que cualquier ciudad quiera presumir en el boletín del ayuntamiento en cualquier momento. Dejando a un lado los mariscos frescos, las opciones aquí son muy limitadas y eso ha hecho que la gente sienta que la comida en su propio patio trasero no es tan buena y no es digna de su tiempo y esfuerzo.

Detroit se encuentra en la parte superior de numerosas listas, incluidas las que la nombran una de las ciudades más peligrosas del país y las que la nombran una de las ciudades más plagadas de delincuencia en el país. Hay un gran problema de drogas en la ciudad y muchas personas que viven aquí viven muy por debajo de la tasa de pobreza nacional, lo cual no es algo bueno de ninguna manera o forma. Esta es una ciudad en la que ya hay muy pocas cosas a su favor, y la comida es solo otra cosa que la gente de Detroit puede agregar a la lista de deficiencias de su ciudad.

Norte de las vegas

Para aquellos que no están familiarizados, North Las Vegas es muy diferente de Las Vegas regular. Si no puedes darte cuenta por el hecho de que este lugar está incluido aquí, es muy diferente. Las Vegas regular, la que está hecha de casinos y máquinas tragamonedas, está llena de restaurantes increíbles. North Vegas, sin embargo, no lo es. En realidad, es tan triste que cuando se trata de comer aquí, los residentes y los lugareños lo hayan votado como uno de los peores lugares para comer. No es un lugar con buena comida, pero Las Vegas en sí tiene mucha buena comida, así que pruébalo en su lugar.

Garland, Texas

¿Alguna vez has oído hablar de esta pequeña ciudad? Nosotros tampoco, y esa es exactamente la razón por la que está en esta lista. El área no parece tener muchas opciones para comer, y es probable que esa sea la razón por la que las personas que viven y comen aquí la clasifican entre las peores ciudades del país para los comensales. Aparentemente, la mayor opción que tiene cuando cena aquí es qué plato realmente horrible pedir.

El Paso es conocido por muchas cosas, pero la buena comida no es una de ellas. Sin embargo, es una ciudad que está al otro lado de la frontera de una de las ciudades mexicanas más peligrosas, y hay una enorme red de narcotraficantes por aquí gracias al acceso que tienen los traficantes desde el otro lado de la frontera. Entonces, si no está buscando buena comida, es posible que aún pueda encontrar algo que desee por aquí. O tal vez simplemente conduzca lo más rápido posible y salga.

Laredo, Texas

La selección aquí no es tan impresionante, y ha llevado a las personas que viven en el área a votar como una de las peores ciudades de los EE. UU. En cuanto a comida. Esa es una de esas cosas que no puedes negar cuando la gente ha hablado. No son solo una o dos críticas negativas, son miles. Lo que esto significa es que realmente no es un buen lugar para conseguir un buen plato de comida increíble. Siga conduciendo y vea qué más se le ocurre.

Corpus Christi, Texas

Dado que Corpus Christi no es precisamente pequeño, es uno de esos lugares en los que la gente no parece tan impresionada con la comida. No es muy bueno aquí, y parece que aquellos que han cenado aquí con regularidad darán fe de ello con algunos datos propios. Para uno, la comida no es tan buena. Algunos han dicho que lo mejor que se puede comer aquí es el peor plato de comida del mundo. Eso es una gran falta de cumplido.

Está tan cerca de Dallas que aparentemente no es bueno. La gente que come aquí no está impresionada con lo que se les ha ofrecido en cuanto a restaurantes. La buena noticia es que Dallas no está tan lejos, lo que significa que puede seguir conduciendo y terminar en un lugar mucho mejor si lo que se ofrece para comer en Fort Worth simplemente no lo hace por usted. Y para muchos, realmente no lo hace por ellos.

San Petersburgo

Como alguien que vive a una hora de St. Pete y tiene toda su vida, puedo estar de acuerdo con este. No es que la zona no sea divertida de visitar, es solo que la selección es mínima y las opciones muy aburridas. Pero Tampa está a solo un corto viaje en auto de St. Pete, y eso significa que encontrarás más opciones y mucha mejor comida para disfrutar. Hay muchos restaurantes exclusivos y de alta gama en Tampa y compensan por completo lo que la falta de restaurantes en St. Pete tiene para ofrecer a aquellos que quieren cenar en la playa.

Más conocido por la lluvia y el café, los habitantes de Seattle creen que no tienen mucho para elegir y lo que sí tienen para elegir no es tan bueno como les gustaría. Ha sido votada como una de las peores ciudades en términos de comida, y eso es mucho a considerar cuando se piensa en el tamaño de la ciudad y la cantidad de personas que viven aquí. Pero, supongo que cuando todos estén de acuerdo en que la comida no es tan buena, probablemente no sea tan buena.

Sacramento no es conocido por ser un lugar de clase alta en el estado de California, pero es conocido por ser un lugar en el que le resultará difícil comer. Tiene menos opciones de las que le gustan a la gente y, al parecer, la comida en su conjunto no es tan buena en comparación con otros lugares del país. Eso significa que si estás en la zona y quieres una buena comida, probablemente no encontrarás exactamente lo que estás buscando en la zona.

Friona, Texas

Ahora, nunca has oído hablar de este lugar y hay una razón para ello. Está en la sección más al norte de Texas, a pocas horas de Amarillo. La última vez que estuve allí hace unos años, tenías la opción de sentarte afuera con las moscas de las vacas mientras comías comida rápida de Sonic o podrías ir a Dairy Queen. Había un lugar de hamburguesas en la esquina en un pequeño tráiler y un pequeño lugar de helado al final de la calle. De lo contrario, eso es todo lo que tienes. Sin embargo, escuché a los lugareños hablar sobre los perros calientes de la estación de servicio.

Hereford, Texas

Es la capital mundial de las vacas o algo por el estilo. Puede elegir entre el Holiday Inn Express cuyos letreros están en la parte trasera de vacas falsas o lo que parece un Best Western o Red Roof Inn de 100 años de antigüedad, y eso es todo. De lo contrario, hay un McDonalds y un restaurante de carnes que siempre parece cerrado, y algunos otros lugares con agujeros en la pared, pero eso es todo lo que encontrarás cuando vengas aquí, así que eso me lleva a creer que la comida no es tan bueno.

Jackson, Misisipi

Jackson es hacia donde se dirige Bruno Mars en su tramo conducido por Julio, pero parece que podría pasar hambre aquí. Según varias fuentes, parece que la falta de buena comida por aquí es bastante prominente y que la mayoría de las personas están desesperadamente descontentas con su falta de opciones. Esto significa que la mayoría de la gente no querrá sentarse aquí a comer y hacerla suya. Así que siga conduciendo y vea qué más puede encontrar en la carretera.

Inglis, Florida

Uno de los lugares más pequeños de la historia, está justo al lado del Golfo de México y hay un puñado de pequeños restaurantes que parecen tan viejos que quizás no quieras entrar en ellos. Si bien he escuchado que algunos de ellos en realidad no son malos, hay más quejas sobre la comida, o la falta de comida, aquí que sobre cualquier otra cosa. Y es por eso que este lugar figura en la lista de las peores ciudades del mundo para la comida.

Mobile, Alabama

La gente de Mobile ha hablado y ha votado que la comida aquí está entre las peores del país. Hay muchas razones por las cuales, incluido el hecho de que muchas personas no creen que la selección sea lo suficientemente buena, que la comida sea buena o que haya suficientes restaurantes en la zona. Algunos creen que hay demasiados restaurantes de comida rápida y no suficientes reales, y eso es un problema para algunas personas. Así que la gente ha votado y la comida aquí no es tan buena.

Bakersfield

California es conocida por tener buena comida en general, pero la gente de Bakersfield no está cumpliendo su parte del trato con la comida que se ha considerado menos que deliciosa. Sucede. Alguien tiene que ser la peor comida del estado con la mejor comida, y parece que este pequeño pueblo es uno de los que simplemente no puede presumir de buena comida por mucho que lo intente. Está bien y sucede, y es solo una de esas cosas.

Lubbock, Texas

Una pequeña ciudad en Texas, realmente no hay mucho en términos de selección aquí. Parece que la comida aquí no es tan abundante y la comida rápida regular y los restaurantes de cadena son los que se encuentran fácilmente. A algunas personas no les importa eso y preferirían encontrar un lugar con más que ofrecer, tal vez un poco más elegante u otros establecimientos más agradables harían que esta pequeña ciudad se ubique un poco mejor en una lista diferente de alimentos.

Birmingham, Alabama

Todo se reduce a la selección cuando piensas en Birmingham. Los que están aquí no están demasiado impresionados con las ofertas, y eso es lo que sucede a veces. A veces, las personas solo necesitan más para elegir si van a hacer buenas elecciones de alimentos, y aquí no se les da esa opción. No es que haya algo malo con la gente de Birmingham, solo quieren más para elegir cuando están fuera de casa y listos para disfrutar de una buena comida.


Ver el vídeo: Обзор рынка иностранных акций: Micron, Ford, Citibank (Diciembre 2021).